Cesped artificial

En los últimos años la evolución técnica y estética del césped artificial ha permitido implementar su uso en espacios muy diversos. Anteriormente se empleaba exclusivamente en campos deportivos pero actualmente, su uso se ha extendido a zonas comerciales y también residenciales.

Empresas especializadas en el empleo de cesped artificial nos comentan que “los cambios y avances en materiales y el desarrollo de nuevas fibras para el césped artificial han motivado una mejora en su calidad y aspecto que ha facilitado su fuerte irrupción en el mercado del cesped”. El alto grado de realismo y adaptabilidad al clima, así como su suavidad, son factores que le permiten adaptarse al uso doméstico. Fabricado en polietileno favorece su resistencia de forma natural y su proceso de fusión crea un excelente color verde muy valorado por su durabilidad. Es también conocido como césped sintético y denominado de diferentes formas: pasto artificial o sintético o artificial, hierba artificial, etc.Cesped artificial

Estas son algunas de las características del césped artificial que lo diferencian del césped natural:

  • Duración: resiste cambios climáticos, como el sol, heladas, lluvias, nieve, temporales, etc., y permite un excelente nivel de drenaje.
  • Estética: por su calidad y similitud mejora el aspecto del lugar donde se instala, sin perder su color ante los rayos del sol ni los cambios de estación.
  • Resistencia: su correcta instalación evita que sea afectado por el cloro, si se encuentra en espacios con piscina, también es antideslizante.
  • Instalación: su colocación es muy sencilla y rápida, se requiere solamente una correcta nivelación del suelo, para evitar problemas de drenaje en épocas de lluvia.
  • Economía: el coste es reducido porque no cuenta con los gastos de agua para su mantenimiento,
  • Versatilidad: puede ser instalado en distintos lugares sin inconveniente, por ejemplo: terrazas, jardines, hormigón, tierra y otros.
  • Mantenimiento: no se necesitan cuidados como el césped natural, eliminándose las siegas, abonos o riegos. Su conservación se realiza con el barrido y cepillado de fibras para mantener un ambiente higiénico.
  • Saludable: su composición de fibras sintéticas no atrae insectos ni otros animales, su principal característica es que no afecta a personas con problemas alérgicos.
  • Higiene: su fácil limpieza favorece el ambiente, evitando alimañas y cualquier clase de parásitos.
  • Seguridad: tiene la propiedad de ser ignifugo y no se seca como el césped natural, favoreciendo su extinción en contacto con las llamas.

 

El césped artificial es una opción muy empleada por los arquitectos en lugares, donde las condiciones del clima, no permiten el normal crecimiento del césped natural. También cuando el mantenimiento en el caso de las instalaciones deportivas es muy costoso y su uso es de forma permanente.

En uso de estos césped sintéticos está muy demandado en nuestros días por las inmejorables propiedades y la calidad al suelo que brindan sus fibras sintéticas. En zonas urbanas se impone el uso del césped sobretodo en terrazas de uso doméstico, para mejorar la visibilidad, porque no necesitan cuidados especiales y su color permanece inalterable. Sus fibras están protegidas contra la acción de los rayos UV y su acabado permanece impecable alrededor de 10 años, resisten las altas y bajas temperaturas y no son afectadas por la humedad.

Su excelente aspecto es utilizado por decoradores y arquitectos, que han hecho de este producto un aliado de última generación. Para viviendas y áticos que buscan calidad y practicidad son muy recomendados. Cuando se habita en áticos o casas con ambientes abiertos, se busca un espacio verde que el césped artificial, permite disfrutar con gran comodidad sin mantenimiento alguno.

Algunos decoradores combinan este césped con madera, o madera tratada para exterior como un perfecto elemento que aporta un paisaje cálido y es óptimo para esconder tuberías o cables.

Una construcción mejorada con zonas verdes, siempre es más agradable y ayuda a la relajación, motivo por el cual los constructores no dejan de incluirlo en sus edificaciones, interiores y exteriores.

En zonas urbanas, en zonas adyacentes a calles y carreteras, se ha extendido su aplicación dando mayor confort visual al ciudadano, por ejemplo en rotondas, isletas, parques, zonas comunitarias, espacios verdes, estaciones, zonas de juego, piscinas comunitarias o públicas, colegios o guarderías, etc.

Entre las aplicaciones más comunes recomendadas en arquitectura se utiliza el césped artificial para jardines públicos o privados, zonas de sombra, jardines interiores o reducidos, parques, áticos, terrazas, piscinas, patios interiores y balcones, entre otros.

La falta de riego y la no necesidad de segarlo son las principales ventajas, favoreciendo que cualquier rincón se vista de verde, con éste césped tan empleado en la arquitectura moderna.

Share