Madera de cedro: tipos, usos y características técnicas

MADERA CEDRO

La madera de cedro es una de las más valoradas del mundo desde la antigüedad, y es que son muchos los beneficios y características particulares que la hacen única, como veremos a continuación en este artículo.

Composición y usos del cedro

El cedro se usa en muchos productos de construcción, como revestimientos, cubiertas, cercas, tejas, cenadores, molduras, cobertizos, puertas, ventanas, persianas, jardineras…y es una madera comparable en buena medida con el pino y el abeto. Los productos de cedro pueden dejarse sin acabado o aplicación de pintura, pero siempre necesitarán un mantenimiento periódico. Eso sí, muchos productos claros de madera de cedro también pueden teñirse y pintarse sin perder su aspecto granulado, lo que convierte a esta madera en una opción versátil.

La madera de cedro es ligera y porosa y tiene una notable estabilidad, lo que significa que la madera no cambia su tamaño o dimensión a pesar de las condiciones climáticas, de humedad o de temperatura. Muchos tipos de madera se deforman cuando se someten a la humedad, pero el cedro se mantiene recto y plano, lo que lo hace perfecto, por ejemplo, para revestimientos. Los revestimientos realizados de cedro, bien pintados, pueden conservar con total seguridad la textura del grano, y su porosidad hace que también absorba bien el ruido, aumentando con ello sus beneficios como revestimiento, así como el de su fácil manipulación y transporte.

MADERA-CEDRO

 

El cedro rojo occidental

Aunque hay diversos modelos de madera de cedro, como el cedro de Chipre, el cedro del Atlas, el del Líbano o el cedro del Himalaya, lo cierto es que es el cedro rojo occidental (también conocido como cedro de España, canadiense o del Pacífico) la clase de cedro más perfecta y mejor valorada, ideal también para revestimientos. Como material de construcción, la madera de cedro se presenta en diferentes grados de calidad, desde claro o duramen hasta nudoso. En cuanto a su estabilidad, el cedro rojo occidental es higroscópico y absorberá o descargará humedad para alcanzar el justo equilibrio con la atmósfera que le rodee, algo sin duda muy positivo. Además, y aunque tiene un factor de contracción muy bajo, es superior a todas las demás maderas en su resistencia a la deformación, torsión y control. Con su textura de grano recto y uniforme, el cedro rojo occidental se encuentra entre las maderas más fáciles y cómodas para trabajar, cortándose y clavándose fácilmente.

Aunque el cedro es una especie naturalmente duradera, no se recomienda dejarlo sin tratar porque un acabado o recubrimiento protector aumentará en gran medida su vida útil. El cedro no tiene brea y, con su alto grado de estabilidad, es la mejor madera blanda para aceptar pinturas, tintes, aceites y otros recubrimientos.

 

Otras características técnicas de la madera de cedro

 

  • Grado de conductividad térmico

La madera es un excelente aislante térmico, y esta es una característica importante ya que los buenos aislantes térmicos ayudan a mantener los edificios frescos en verano y a reducir los costes de calefacción en invierno. La conducción de calor en la madera está directamente relacionada con su densidad; esto quiere decir que las maderas con baja densidad, como el cedro, tienen mayor valor de aislamiento térmico porque contienen una alta proporción de cavidades celulares, y en la madera seca dichas cavidades están llenas de aire, que es uno de los aislantes térmicos más conocidos.

Con su baja densidad y alta proporción de espacios de aire, el cedro es el mejor aislante térmico entre las especies de madera blanda comúnmente disponibles, muy superior incluso al ladrillo, al hormigón y al acero.

MADERA DE CEDRO

 

  • Propiedades acústicas

Una propiedad acústica importante de la madera es su capacidad para amortiguar las vibraciones. La madera tiene una red celular de diminutos poros entrelazados que convierten la energía del sonido en calor por resistencia, entre otras, de fricción.

Debido a la alta fricción interna creada por la red de poros celulares, la madera tiene más capacidad de amortiguación acústica que la mayoría de los materiales estructurales. Los ensamblajes de madera utilizados en pisos, techos y paredes, pueden proporcionar un aislamiento acústico económico efectivo o una buena absorción cuando se utilizan adecuadamente. El cedro es particularmente efectivo en este sentido y puede usarse para ayudar a reducir el ruido o para limitarlo en ciertas áreas.

 

  • Nivel de durabilidad

Históricamente muchos pueblos apreciaban el cedro por sus cualidades duraderas y utilizaban la madera y la corteza del mismo para la mayoría de sus necesidades de construcción. Y es que, acabado y mantenido adecuadamente, el cedro puede durar décadas. Eso sí, si se expone por períodos prolongados a condiciones donde pueda haber descomposición, como por ejemplo en zonas en contacto con el suelo, el cedro deberá tratarse con conservantes de madera adecuados.

 

  • Nivel de fijación

El cedro tiene buenas propiedades de fijación, pero sus conservantes naturales tienen un efecto corrosivo en algunos metales sin protección. Por ello deben utilizarse materiales sustentantes que sean resistentes a la corrosión, como el aluminio, el latón o el acero inoxidable.

Debido a que está libre de brea y resina, el cedro rojo occidental tiene también unas excelentes propiedades de encolado y funciona muy bien con una amplia gama de adhesivos.

 

Otras curiosidades sobre la madera de cedro

Los cedros crecen en zonas donde el clima es húmedo y donde los hongos, microorganismos e insectos someten a los árboles a condiciones destructivas. Esto hace que estos árboles hayan desarrollado cualidades de autoprotección que les permiten defenderse de los insectos, de la podredumbre y de otros aspectos como las temperaturas. Todo esto hace que la madera de cedro sea muy útil como material de construcción de viviendas, donde la humedad, la temperatura y las grietas son un problema común y generalmente frecuente.

MADERA DE CEDRO 2

Estas características también hicieron que en la antigüedad la madera de cedro se asociase con propiedades mágicas y especiales, especialmente en grupos indígenas como los indios Cheroki, que creían que dicha madera tenía espíritus que les protegían, colocando por ello la madera de cedro hasta en las entradas de las casas para cuidarse de los malos espíritus.