Madera de haya: propiedades y diferentes usos

La madera de haya es propia de Europa central y occidental, aunque también se puede encontrar en otras latitudes. Por ejemplo, en países como Alemania, el haya es uno de los árboles más extendidos y su madera, en consecuencia, una de las más utilizadas. El haya se puede encontrar en bosques mixtos, así como en hayedos, especialmente en tierras bajas y en regiones de baja montaña.

Que sea una madera tan abundante también se debe a que los hayedos pueden crecer durante trescientos años o más, alcanzando una altura de 30 o incluso hasta 35 metros de alto, lo que ofrece muchas posibilidades con respecto a los recursos madereros y a su utilidad. Los árboles más viejos, de 80 años o más, pueden desarrollar un núcleo rojizo intenso y una forma de color irregular.

La madera de haya se asemeja al abedul amarillo, pero con un tinte rojo en el duramen de un tono marrón más oscuro. Es un material de grano liso y de textura uniforme que con frecuencia tiene manchitas, y es duro, fuerte y pesado, con una estructura de poros también finos.

MADERA DE HAYA

 

Características de la madera de haya europea

La madera de haya europea ofrece una gama media de variabilidad y color particular, con respecto a las demás gamas de colores que ofrece esta madera. En el proceso de secado con vapor, por ejemplo, esta madera produce un color entre tostado y rosado o anaranjado, mientras que la misma madera sin vapor produce un color marrón claro. Aunque se seca rápidamente y bastante bien, la madera de haya tiene tendencia a deformarse, torcerse, revirarse, partirse y encogerse considerablemente, por lo que hay que tenerlo muy en cuenta en función del uso al que se destine.

La madera de haya europea varía un poco en la facilidad de trabajo y mecanizado, de acuerdo con sus características de crecimiento, con respecto a otros tipos, y tiene una buena superficie lisa que admite pegamentos fácilmente y que se tiñe y pule también muy bien.

Al ser una madera densa, también tiende a dividirse a lo largo del grano, por lo que la perforación previa es imprescindible para poner clavos y tornillos. Aunque la madera de haya no es muy duradera en exteriores, su durabilidad aumenta de manera sorprendente cuando está constantemente empapada. Es por eso que la madera de haya se utilizó para construir ruedas de agua y elementos de barcos en el pasado en ausencia de maderas de roble blanco u otras maderas tradicionales más resistentes al agua.

 

Propiedades, aplicaciones y usos de la madera de haya

 

  • Propiedades de la madera de haya

La madera de haya es muy dura y su volumen suele ir de mediano a pesado. A su vez, presenta unas grandes y buenas propiedades de resistencia en general, incluida a la abrasión, aunque no está especialmente recomendada para zonas de exterior. Esta madera tiene también poros pequeños, como veíamos, y grandes radios medulares conspicuos de apariencia similar al arce. Esta madera es también relativamente barata y tiene un duramen de color marrón rojizo y una albura clara.

La madera de haya puede encogerse considerablemente, por lo que está sujeta a movimientos más que otras maderas, eso sí, no debe estar sujeta a fluctuaciones de humedad antes o durante el trabajo, puesto que no presenta demasiada resistencia en este sentido. El acabado de su superficie es muy sencillo, así que se puede teñir, pintar y pulir sin problemas, lo que la convierte en una candidata perfecta para trabajos de marquetería y fabricación de muebles de interior.

MADERA DE HAYA 2

 

  • Usos de la madera de haya

La madera de haya es bastante maleable, a pesar de su dureza, así que se dobla con vapor muy fácilmente, por ejemplo, por lo que es muy útil para la fabricación de patas y respaldos de sillas. También es muy útil para cualquier tipo de muebles de interior como mesas, suelos de parquet o molduras, e ideal para recipientes de uso alimentario como tablas de cortar y cucharas, porque además no añade olor ni sabor.

Otros usos frecuentes son: herramientas y enseres domésticos variados, pianos u otros instrumentos musicales, juguetes tradicionales, remos, mangos de herramientas… Su mala resistencia a la humedad y su poca durabilidad son los motivos principales que hacen que sea una madera utilizada más frecuentemente para espacios y muebles de interior.

 

  • Otras características y aplicaciones

A diferencia del arce, la madera de haya puede mancharse para parecerse a otras maderas, especialmente a la madera de cerezo. Su dureza también hace que presente pocos problemas, aunque pueden crearse rasguños si el lijado se realiza a través del grano en un torno o puede resquebrajarse.

A pesar de esa dureza, la madera de haya se puede trabajar fácilmente y, en consecuencia, se puede cortar, cepillar, taladrar y fresar bien. Suele presentarse generalmente en láminas de contrachapado, en doble capa, o en multiplex.