Madera laminada

Madera laminadaEste punto que normalmente no se trata en otros blogs destinados al exteriorismo en madera es muy importante por los condicionantes estructurales que puede tener, vamos a ver con detalle las diferencias que existen entre un tipo y otro de maderas.

De forma muy general se puede afirmar que, para la construcción de estructuras como pérgolas, cenadores y porches de madera lo más recomendable es utilizar madera laminada encolada. Por el contrario, la madera aserrada es más barata y se suele emplear para usos no estructurales como son por ejemplo rastreles de tarimas, la propia tarima de madera, vallados o remates de otras estructuras.

Madera aserrada:

La madera aserrada es una pieza maciza que proviene de un solo árbol, es una pieza completa que no tiene encolados de ningún tipo. Su estética es la más apreciada por los nudos, veteados y grietas que manifiesta, pero aunque antaño se utilizaba para construir, hoy en día está totalmente desaconsejada para el levantamiento de estructuras como puede ser un porche de madera.

La razón por la que no se deben utilizar como base estructural en porches, cenadores o pergolas de madera, es que este tipo de maderas no se pueden normalizar, no es posible determinar su grado de resistencia exacto, una pieza puede venir bien, pero la siguiente puede tener un problema oculto y el porche se puede venir abajo. Cuando nos planteamos construir una pérgola, quizá el riesgo no sea tan elevado porque no soporta excesivas cargas, tan solo las de las vigas y travesaños, pero en el caso de un porche deberíamos desechar la posibilidad de hacerlo con madera aserrada, las cargas que soportará con la cubierta pueden hacerlo inestable y muy peligroso.

La madera aserrada se utiliza muy habitualmente para la realización de asentamientos de entarimados de madera, barandillas, vallados y cercas, jardineras, o muebles para el jardín. Es muy importante saber trabajarla correctamente para evitar revirados posteriores consecuencia del secado de la madera.

Madera laminada:

La madera estructural es siempre madera laminada. Está compuesta de tablones seleccionados y encolados. Dependiendo de la calidad de los tablones se conseguirá un tipo estructural de mayor o menor resistencia para la construcción. Lo verdaderamente importante es que al conocerse la resistencia que tendrá un pilar o una viga de madera laminada, se puede efectuar un cálculo estructural y posteriormente utilizarse para la construcción cumpliendo con una normativa (Ver http://www.afme.es/phocadownload/Codigo_Tecnico_de_la_Edificacion/DB-SE-M.pdf ).

De forma bastante resumida, estas son las razones para utilizar madera laminada frente a la aserrada cuando la resistencia estructural es esencial (caso de porches de madera, cenadores o pérgolas de madera). No ocurre lo mismo en el caso de barandillas, jardineras, celosías y elementos similares, en los cuáles la resistencia estructural no es un condicionante esencial.

Antes de terminar con este artículo, tan solo comentar que hay distintos tipos de madera laminada, si bien las más utilizadas son las de abeto y pino. Se explica por la relativa abundancia de estas dos especies, coste y conocimiento de la tecnología para obtener la madera laminada de estos dos árboles, como puede ser la selección de las tablas y el encolado de las mismas. Ambas especies disponen de distintas clases resistentes tabuladas y normalizadas. Debemos comentar también que la madera de abeto es más dura que la de pino, pero por contra tiene la pega de que es mucho más dificil conseguir un tratamiento en autoclave para su protección.

Share

One thought on “Madera laminada o madera aserrada para la construcción de pérgolas y porches”

  1. Esta informacion sobre las maderas me viene muy bien porque estoy proceso para construirme una casa de madera y ahora se que es mejor con laminada,muchas gracias por su informacion

Comments are closed.