Madera de roble: propiedades, usos y aplicaciones

MADERA-ROBLE

El roble es el material más común de todas las maderas duras. Aunque hay muchos tipos de roble, dos especies son las más comunes en el hemisferio norte, y son el roble rojo, que es el más utilizado en las industrias madereras, y el roble blanco, algo más exclusivo, más duro y de precio más elevado.

  • Roble rojo: el roble rojo suele tener un patrón en zig-zag, de grano ancho, que permite que las manchas se termine introduciendo en los poros abiertos, resaltando aún más el grano. Ese motivo hace que se deba tener especial cuidado si se utiliza en suelos, por ejemplo, ya que la humedad puede afectar notablemente a la calidad y a la conservación de esta madera. Por ello el roble rojo debe sellarse completamente para evitar que la humedad penetre en sus poros. El roble rojo tiene también un especial olor a serrín cuando se corta y se usa ampliamente en la construcción de viviendas interiores, ya sea en molduras o suelos. Es similar al fresno y más duro que la madera de caoba, el cerezo o el nogal. Para el fresado, el roble rojo solo necesita hojas de sierra de madera dura normales, y en cuanto a los patrones de grano, lo cierto es que en los dos tipos (tanto roble rojo como blanco) son direccionales. Si se observan astillas al fresar cualquiera de estas maderas, se debe invertir la dirección de corte para evitar reventones y producir resultados más limpios.

 

  • Roble blanco: El roble blanco es mucho más duro y pesado que el roble rojo y puede compararse en dureza al arce o al abedul, y también es más recto que el roble rojo y con un patrón de grano más apretado. Las manchas no penetrarán tan fácilmente en su grano como en la madera de roble rojo, lo que hace que la madera de roble blanco sea más consistente y la elegida para acabados más lujosos y elegantes. El color de este tipo de madera de roble varía de un gris oscuro a un gris blanquecino con una superficie vítrea y no es propenso a astillarse, como sí puede ocurrir con el roble rojo. El roble blanco tiene un olor característico como a perfume cuando se corta, y se usa más exclusivamente para muebles finos, bancos de iglesia, reproducciones antiguas…porque es una madera de gran calidad. El grano apretado impenetrable del roble blanco y la ausencia de ácido lo convierten, además, en una opción ideal para exteriores, como muebles y cubiertas de embarcaciones.

 

MADERA DE ROBLE

 

El roble crece comúnmente en toda Europa y Asia Menor, con la excepción de las áreas situadas más al norte o al sur. El roble está particularmente extendido en Francia y es uno de los árboles europeos más importantes, aunque esta madera no se extrae solo del roble, sino también de las encinas. Los robles a menudo pueden tener varios cientos de años y pueden alcanzar una altura de hasta 50 metros, por lo que existe bastante abundancia, aunque su tronco no es tan extenso como los de otro tipo de árboles.

La madera de roble en general se puede diferenciar por su albura y duramen: lo primero es de color blanco grisáceo y lo segundo de color amarillo-marrón, una tonalidad que además puede llegar a oscurecerse con el tiempo.

 

Propiedades, usos y aplicaciones de la madera de roble

 

  • Propiedades de la madera de roble

La madera de roble es dura y pesada, pero aun así tiene cierta elasticidad. Su duramen es muy resistente y duradero incluso bajo el agua, y es una madera de muy buena calidad que se usa mucho para carpintería, parquet y muebles, pero que también es adecuada para bastantes usos al aire libre, como jardineras o cubiertas, siempre que se mantenga bien seca.

 

  • Usos y dimensiones de la madera de roble

La madera de roble se seca muy lentamente, por lo que es aconsejable alejarla de la humedad. Esto significa que podría llegar a ser necesario un secado artificial en determinadas circunstancias, el cual debería realizarse con cuidado para evitar grietas y deformaciones. Esto evitaría posibles movimientos de contracción, aunque es raro que este tipo de madera los presente, ya que su estabilidad es bastante buena.

La madera de roble se puede trabajar fácilmente con la mayoría de las herramientas y maquinarias existentes, ya que se puede dividir muy bien y es muy adecuada para usar como chapa y las fijaciones con tornillos son sencillas. El acabado de su superficie generalmente no es un problema, pero su alto contenido de ácido tánico puede provocar cierta coloración al entrar en contacto con el hierro debido a las reacciones químicas que se crean.

Es una madera con un grano generalmente recto y una estructura muy heterogénea, y también es densa, semidura y semipesada con buena estabilidad, como veíamos, y con una buena resistencia a la compresión.

 

MADERA DE ROBLE 2

 

  • Aplicaciones que puede tener este tipo de madera

El roble, gracias a su gran facilidad de mecanizado, se utiliza a menudo en ebanistería, carpintería interior (suelos de parquet, escaleras, paneles laminados) y carpintería exterior. Su buena durabilidad es la que convierte también a esta madera en una opción muy adecuada para uso en exteriores, así como para la fabricación de traviesas de ferrocarril, por ejemplo, mobiliario interior, barriles o determinadas obras de ingeniería hidráulica.